La selección de proyectos es el proceso de evaluar los proyectos para elegir e implementar aquellos que están mejor alineados con los objetivos estratégicos de la organización y, así, ofrecer los mayores beneficios para la organización, sus clientes y sus empleados.

Durante las operaciones de una empresa es normal que se propongan diferentes proyectos. Estos proyectos pueden tener diferentes objetivos y beneficios para la organización. Sin embargo, dado que la gran mayoría de empresas tienen presupuestos limitados, es importante saber qué proyectos deben priorizarse.

Esto puede ser un gran desafío para las organizaciones. ¿Cómo determinas si el siguiente proyecto impulsará el crecimiento de tu empresa? ¿Cómo priorizas tu esfuerzos y recursos para asegurarte de tener el mayor impacto?

Ejemplos de proyectos dentro de una empresa incluyen:

  • Establecimiento de una nueva sucursal
  • Establecimiento de un nuevo departamento de marketing
  • Lanzamiento de un nuevo producto al mercado
  • Lanzamiento de una oficina de ventas en el extranjero
  • Construcción de una fábrica

Todos estos proyectos pueden traer beneficios importantes para la empresa, pero no todos aportarán los mismos beneficios. En este contexto el proceso de selección de un proyecto se convierte en un proceso muy valioso.

¿Cómo sabemos que proyectos deben priorizarse?

Para la selección de proyectos podemos utilizar métodos financieros y métodos no financieros, los cuales describiremos a continuación:

Criterios financieros

Cuando hablamos de indicadores financieros, nos referimos a comparar los beneficios económicos o financieros que los diferentes proyectos a evaluar ofrecen a la organización.

Medidas comunes para la evaluación financiera de proyectos incluyen:

  • Periodo de recuperación de la inversión
  • Valor presente neto
  • Índice de rentabilidad o análisis costo – beneficio

Con estos indicadores financieros podemos observar la viabilidad financiera de un proyecto desde diferentes enfoques.

Las empresas utilizan estos indicadores para priorizar sus proyectos. Aquellos proyectos con mejores indicadores financieros normalmente se priorizarán más que aquellos con indicadores menos atractivos. Esta priorización ayuda a una organización a reducir la lista de proyectos que iniciarán.

Aquí puedes descargar una plantilla para calcular estos 3 indicadores para proyectos de hasta 5 años.

Criterios no financieros

La rentabilidad no es el único criterio para invertir en un proyecto.

Hay criterios no financieros que deben ser considerados. A veces, los criterios no financieros pueden llevar a una organización a seleccionar un proyecto con indicadores financieros no deseables. Por ejemplo:

  • Para cumplir con nuevas regulaciones gubernamentales o legales.
  • Para ganar (o evitar perder) ventaja competitiva.
  • Invertir en nuevas tecnologías o procesos.

Las organizaciones deben siempre tomar en cuenta estos criterios antes de realizar un proyecto. Empresas en las que diferentes áreas realizan proyectos sin realizar el proceso de selección de proyectos debido, encontrarán sus esfuerzos y recursos esparcidos inadecuadamente en proyectos poco rentables.

Si te gustó este artículos deja un comentario o califícanos más abajo.