En el diseño de un nuevo sistema o en la mejora de uno ya existente se requiere lograr un entendimiento de cómo los elementos del sistema se interrelacionan y afectan unos a otros. Para ayudar a entender estas relaciones estudiaremos tres tipos de variables del sistema:

  1. Variables de decisión.
  2. Variables de respuesta.
  3. Variables de estado.

1. Variables de decisión

En un experimento, estas representan la variable independiente. Es posible alterar los valores de las variables independientes, cada vez que esto sucede se afecta el comportamiento del sistema. La persona que realiza el experimento controla y cambia los valores de las variables de decisión, bajo algún criterio técnico.

Ejemplos:

  • Asignar a un determinado número de operarios a la línea de producción.
  • Agregar un turno adicional de trabajo.

2. Variables de respuesta

También llamadas variables de performance, pues miden el desempeño del sistema en respuesta a alguna variable de decisión.

Ejemplos:

  • El tiempo promedio que una entidad permanece en cola.
  • El número de entidades procesadas en un período dado.
  • La utilización promedio de un recurso, etcétera.

En un experimento, la variable de respuesta representa la variable dependiente; es decir, estas no pueden ser alteradas. El objetivo en el planeamiento de sistemas es encontrar la configuración o los valores idóneos de las variables de decisión que den los valores deseados de respuesta.

3. Variables de estado

Las variables de estado contienen valores individuales, pero en forma conjunta describen el estatus del sistema en cualquier instante del tiempo.

Ejemplos :

  • El número actual de entidades en cola, el número actual de recursos que están siendo utilizados o que están disponibles.
  • El número promedio actual de entidades en el sistema.
  • El estado actual de una máquina (ocupada, inactiva o malograda).

Las variables de estado a menudo tienen un efecto en la toma de decisiones cuando los eventos ocurren; por ejemplo, la disminución del número de entidades en una cola puede generar el cambio de cola de una entidad. Un cambio en una variable de estado del sistema, también puede causar la ocurrencia de otros eventos, por ejemplo, cuando el nivel del inventario cae por debajo de lo establecido, se lanza la orden de pedido al proveedor. Las decisiones que se toman también afectan las variables de estado, pues generan un cambio de valor en estas, por lo tanto, afectan el desempeño global del sistema.

En la simulación por eventos discretos se generan cambios discretos en las variables de estado. En la simulación continua se generan cambios continuos en las variables de estado, que cambian permanentemente en el tiempo.

Referencias

Torres, P., (2013). Simulación de Sistemas con el Software Arena, Lima, Perú: Universidad de Lima Fondo Editorial.